Creencias vs PBE

banner-documentos-interes

PRÁCTICA BASADA EN EVIDENCIAS Parte III

Por: Victor Omar Castellanos Sánchez, Jorge Armando Martínez Gil

En publicaciones previas se ha comentado que la importancia de la práctica basada en evidencias (PBE) es la integración de la mejor información disponible con la experiencia del profesional y las preferencias del paciente, y se ha recalcado encarecidamente que la PBE no debe ser considerada como una receta de cocina, sino que es un proceso dinámico, en constante evolución y crecimiento, un sistema prácticamente “vivo”, que sugiere o propone alternativas terapéuticas.

Sin embargo, una descripción tan somera podría parecer un tanto confusa, por lo que, a partir de esta publicación, se presentará un ejemplo de la PBE basado en alguno de los tres pilares de la misma (a saber: la información científica, la experiencia y el paciente mismo).

Empecemos por comentar el presente caso. Hace algunos años, un profesionista recién egresado de la licenciatura se encontraba trabajando en su primer empleo, en un centro de rehabilitación para población abierta. En cierta ocasión acude a consulta un niño, varón, de cinco años de edad con secuelas de hipoxia perinatal que derivó a una cuadriparesia espástica, y comienza con el tratamiento para rehabilitación global del movimiento.

La madre del niño, una persona sumamente arraigada a sus tradiciones y costumbres, le pone a su hijo (a quien llamaremos Tadeo) una pulsera roja en la muñeca izquierda, esto bajo la recomendación de una vecina quien se lo sugirió para evitar “el mal de ojo”. Vale la pena recordar que el mal de ojo comprende un conjunto amplísimo de alteraciones y “maldiciones” que van desde el cansancio y la dVintage-Red-Lucky-Bracelet-hand-made-Red-rope-String-adjustable-string-Jewelry-gift-.jpg_220x220iarrea hasta la muerte temprana, ninguna de ellas demostrada ni reconocida por ninguna organización oficial de salud.

En este momento, debemos hacer una pausa para describir la pulsera. Esta se formaba por un hilo de algodón rojo trenzado con piedras semipreciosas y cuatro garras de gato completas. Las garras se alternaban con las piedras y estaban alineadas de tal forma que todas ellas apuntaban la porción más aguda hacia la mano del niño. Realmente, e independientemente de las creencias de la madre (las cuales son sumamente respetables), era un trabajo artesanal muy bello. Por desgracia, la pulsera estaba muy laxa en la muñeca de Tadeo, de tal forma que cada vez que movía el brazo se producían laceraciones severas, llegando en ocasiones a la hemorragia.

Esta pulsera dificultaba a tal grado el proceso terapéutico de Tadeo al punto de hacer imposible la ejecución del programa sin que el niño se lastimara. Entonces, el terapeuta le recomienda a la madre de Tadeo simplemente quitarle la pulsera durante la intervención de rehabilitación. La madre, aferrada a su idiosincrasia y a sus creencias, se niega rotundamente a esto. Como es de suponer, se insiste en retirar la pulsera, sin éxito alguno, y por el contrario, la madre se violenta y pone al terapeuta en entredicho.

Recordemos que el terapeuta es recién egresado, por lo que crece de experiencia en el manejo de estos pacientes. Entonces, el joven terapeuta busca un enfoque diferente, y convierte este problema en una pregunta científica: ¿Cómo convencer a la mamá de quitarle la pulsera?

Para resolver una pregunta científica, es indispensable usar un abordaje científico (no se puede cosechar manzanas en un agave), de tal manera que se trabajó de la siguiente manera:78487430_XS

  1. Búsqueda de información Se acudió a la biblioteca del hospital donde se encontraba el centro de rehabilitación y en la biblioteca de la facultad de Ciencias de la Salud de donde egresó. No hubo un solo documento referente al mal de ojo, por lo que se emplearon las bases de datos PUBMED y el resultado fue similar. La última opción fue consultar a profesionistas en Salud con mayor experiencia.
  2. Selección de la informació Todos los expertos coincidieron en lo mismo, el mal de ojo es una superstición, pero las creencias del paciente deben ser respetadas y cumplidas.
  3. Analizar la información con base en los pilares de la PBE. No hay información publicada al respecto, solo artículos donde se demuestra que el mal de ojo no existe. La experiencia de otros profesionales indica que se debe permitir en medida de lo posible y considerando el beneficio y riesgo al paciente el uso de pulseras. Esto último siempre y cuando no se comprometa el éxito de la rehabilitación
  4. Evaluando todo lo anteriormente mencionado, la mejor opción es cambiarle la pulsera a Tadeo, dándole una nueva más sencilla y que no produzca laceraciones en el niño.452570213_XS

Al realizar este enfoque, se han cumplido los pilares de la PBE: se ha buscado la mejor información científica disponible, se ha considerado la experiencia del profesional, y, lo más importante en este caso, las creencias del paciente se han respetado cabalmente, asegurando una óptima práctica con el mejor resultado posible.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s